La Editorial Hécate nace con la idea de ofrecer al lector interesado en Historia Militar una serie de relatos, provenientes en su mayor parte de fuentes primarias, que nunca fueron traducidos en su día al castellano o que lo fueron de modo deficiente.

Cerrar

BLOG

CUANDO LOS DIBUJOS ANIMADOS FUERON A LA GUERRA
11 de Noviembre, 2017

CUANDO LOS DIBUJOS ANIMADOS FUERON A LA GUERRA

El comandante Robert C. Rogers observa la decoración de su Lockheed P-38 Lightning el 12 de octubre de 1944 en Clastres, Francia. Foto USAF

Durante la Segunda Guerra Mundial, los artistas que trabajaban para estudios como Disney o la Warner Bros no sólo se dedicaron a crear dibujos animados que mostrasen a sus personajes más populares luchando contra los alemanes o los japoneses, sino que también diseñaron centenares de parches para uniforme y otras insignias que identificaban unidades concretas de las fuerzas armadas nacionales. El Instituto Naval de los Estados Unidos calcula en unos 1.300 los dibujos de este tipo salidos de Disney durante la guerra. Pero el primer emblema de este género nació a finales de la década de los 20, cuando el Gato Félix, creado por Pat Sullivan y Otto Messmer, decoró los bombarderos del Segundo Escuadrón de la U.S. Navy.

F4 Félix
El gato Félix en uno de los Boeing F4B pertenecientes a la Armada de los Estados Unidos. Foto US Navy


En otoño de 1931 aparecería el ratón Mickey cabalgando, frente a la Estatua de la Libertad, una oca armada con una bomba y un tridente, en un parche realizado por Walt Disney para los Curtiss Helldiver del escuadrón de Reserva Naval estacionado en el Floyd Bennett Field de Nueva York. 

Mickey Mouse
Foto US Navy

Iniciada la contienda, el ya muy veterano roedor fue pronto superado en popularidad por el más joven Pato Donald, utilizado en 146 de los diseños de Disney. El segundo puesto lo ocupó el perro Pluto, con unos 35 dibujos, una decena más que los que tuvieron como protagonista a Goofy. Se estima que en 1944, el 80% de la producción de Disney estaba dedicada al esfuerzo de guerra, y el resto a otros trabajos enfocados al público infantil, pero desprovistos de su carácter propagandístico.

DuperierDonald Duperier




El capitán Bernard Duperier observa el dibujo
del pato Donald que decora su Spitfire, y que vemos en color a la derecha. Fue creado para los pilotos de la Francia Libre. Donald, situado en Gran Bretaña, tira de la cola acabada en esvástica de un gusano con rostro de Hitler que permanece en Francia. Fotos SCNG

El propio Walt Disney ordenó al comienzo de la guerra la creación de un departamento dedicado en exclusiva a la creación de estos parches y dibujos militares. Al frente del mismo colocó a Hank Porter, adaptador a tira cómica para periódicos de las películas Blancanieves y los siete enanitos y Pinocho. La unidad militar estadounidense que quisiese contar con un dibujo de Disney para decorar un buque, un avión o una manga de uniforme no tenía más que enviar a los estudios una carta especificando el tipo de imagen que buscaba, y desde Hollywood le enviaban, pasadas tres o cuatro semanas, una serie de bocetos sin colorear para que pudiera elegir su preferido. 

Disney

Walt Disney entrega en 1943 un dibujo que representa a un toro alado al comandante de la base aérea del Cuerpo de Marines instalada en El Toro, California. Esta ilustración, con algunas variantes nacidas a lo largo de los años, fue la insignia de la base hasta que ésta cerró sus puertas en 1999. Foto USMC

Los detalles del favorito eran pulidos si resultaba necesario. El cuartel general debía aprobarlo antes de su adopción, para asegurarse de que no aparecían indicativos de las unidades que los utilizaban o detalles demasiado técnicos de los aviones, barcos, u otro equipo militar. Una vez pasada la censura, el dibujo final, ya coloreado, pasaba a un parche cosido en las mangas de los uniformes o se pintaba una copia en el costado de los aviones, de los carros de combate o de los barcos. Otros dibujos eran trasladados a un tablón que se colgaba en los hangares o barracones de la unidad que lo había encargado. Dejando aparte una factura por importe de un dólar como precio simbólico, ni el estudio ni los dibujantes cobraban por este trabajo, ya que lo consideraban como una contribución al esfuerzo de guerra. Cada dibujo se acompañaba de una licencia de reproducción con carácter perpetuo y exclusivo para el Gobierno de los Estados Unidos.

Tambor

El conejo Tambor, de la película "Bambi", aparece en este B-29 Superfortress de la 73ª Ala de Bombardeo tanto para identificar individualmente al aparato como para contabilizar las diversas victorias de su tripulación en sus misiones sobre Japón. Foto USAF

Pese a que los dibujos animados pueden parecer algo diametralmente opuesto al mundo bélico, los oficiales creían que los dibujos de este tipo elevaban la moral del soldado. Por una parte, recibir de forma gratuita una divisa creada de forma exclusiva por Disney o la Warner Bros era muestra del valor que los grandes estudios daban al trabajo realizado por los combatientes. Por otra, los icónicos personajes que aparecían en estos dibujos recordaban los buenos tiempos pasados en el hogar, y reforzaban la idea de la lucha por la patria. Curiosamente, el único personaje de Disney que no apareció en las cerca de 1.300 insignias fue el cervatillo Bambi, demasiado “delicado” como para conferirle un aspecto militar.
Ratón Disney

Parche para manga de uniforme realizado para el 831º Escuadrón de Bombarderos. Foto USAF

Disney no sólo empleó personajes salidos de sus dibujos animados. En algunas ocasiones, Hank Porter y su equipo los crearon de manera expresa para una determinada unidad. Por ejemplo, el Mando de Defensa de Alaska adoptó en enero de 1941 uno en el que una simpática foca jugaba con las letras de sus iniciales. El 31 de diciembre de 1943 este dibujo cambió por uno radicalmente diferente, en el que un oso polar mostraba los colmillos y fruncía el ceño defendiendo la Estrella del Norte. La razón de este cambio se encuentra en que pocos meses antes se acababan de recuperar Attu y Kiska, dos islas de las Aleutianas, y, por lo tanto, estadounidenses, que habían invadidas por los japoneses en junio de 1942. La foca fue sustituida entonces por un animal que mostrase una determinación más agresiva.

ADC1ADC2

El Mando de Defensa de Alaska aumentó la agresividad de su distintivo al recuperar Attu y Kiska. Fotos colección privada

En cuanto a la Warner Bros, la cantidad de cortos de dibujos animados relacionados con la guerra fue menor a la producción salida de Disney, y lo mismo puede decirse del número de parches creados por sus dibujantes, notablemente más limitado. Como es previsible, el conejo Bugs Bunny fue el personaje más utilizado, siguiéndole en popularidad el pato Lucas y el cerdito Porky.

Bugs

El coronel Edwin S. Chickering, del 367º Grupo de Bombarderos, posa el 3 de enero de 1945 en Juvincourt, Francia, junto a su P-38L Lightning, decorado con un Bugs Bunny en actitud burlona ante un dragón y una bomba con mecha. Foto USAF

Además de los grandes estudios, diversos artistas de otros estudios menores obtuvieron peticiones de dibujos por parte de algunas unidades. Hubo asimismo quienes los crearon en sus horas libres, e incluso unidades que contaron entre sus filas con ilustradores propios. Mientras que el uso de muchos de estos parches e insignias sobrevivió a la guerra, todos los cortometrajes de dibujos animados creados por Disney y la Warner Bros para ridiculizar a los alemanes y a los japoneses fueron retirados y no se volvieron a exhibir públicamente, ya que los estudios no habían escatimado a la hora de mostrar al enemigo de la forma más racialmente hiriente. Acabada la guerra, ya no resultaron políticamente correctos, aunque rastreando la red pueden ser encontrados hoy en día con facilidad.

Ducktators

Boceto para los personajes de Mussolini, Hitler, la paloma de la Paz e Hirohito, realizado por Leon Schlesinger para el corto de 1942 "The Ducktators". Foto Howard Lowery Auctions

Y, por supuesto, aunque de forma más moderada, los alemanes también emplearon algunos de estos personajes "enemigos" para decorar sus aviones. A fin de cuentas, sus creadores tenían muchas veces ascendencia alemana, como es el caso del arriba mencionado Otto Messmer.

Junkers
Polonia, septiembre de 1939. Un encargado de mantenimiento de la 2ª Escuadrilla de Bombarderos en Picado "Immelman" de la Luftwaffe inspecciona un Junkers Ju-87 Stuka, decorado por su piloto con la imagen del gato Félix, creado por Otto Messmer. Foto ECPAD

© de los textos: Juan Pablo Lasterra / Editorial Hécate

Aviso legal / Política de cookies / Política de privacidad / Términos de uso
Editorial Hécate Apartado de Correos 101 31002 Pamplona (Navarra) España info@editorialhecate.com
facebook
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK | Más información